Descarga nuestra app aquí: no+cólicos
Descarga nuestra app aquí: audio cólicos
Para obtener cita: Infantil al 655.461.568, Adultos al 699.952.632

CÓLICOS DEL LACTANTE


Tenemos una sección especial dedicada al cólico del lactante. Le dedicamos un espacio único,  puesto que cientos de familias han logrado disfrutar de los primeros meses de su bebé y superar los temidos cólicos en varias sesiones gracias a nuestra ayuda. Descubre todo lo que hemos preparado para vosotros, padres, descargándoos nuestra nueva Aplicación para móviles o leyendo todo lo que encontrarás a continuación.



Copyright 2015 Centro Spai | Aviso legal | Política de privacidad

_

MOVAC: Método Osteopático Visceral Anticólicos

QUERIDOS PADRES… OS HA TOCADO

Queridos padres, con la llegada del bebé a casa, no sólo llegan alegrías,
ilusiones y nuevos proyectos de vida, sino que, como padres, os
enfrentaréis a miles de dudas, incertidumbres y preocupaciones.
Una de esas preocupaciones de las primeras semanas de vida del bebé,
son los terribles cólicos del lactante, que rompen el clima familiar y el
ritmo natural del día y de la noche, llegando a crear un caos insostenible
en vuestra casa, que se repite día tras día.
Si estáis leyendo estas líneas y tras unos días de letargo, en los que el
bebé dormía y comía, estáis viendo cómo eso ha cambiado
radicalmente, y durante horas y horas vuestro bebé está llorando sin
consuelo, sólo deciros que: queridos padres, os ha tocado: vuestro hijo
está comenzando a tener cólicos del lactante.
En esta aplicación abordamos el mundo de los cólicos no sólo desde
una perspectiva informativa describiendo qué son y en qué consisten,
sino principalmente explicando qué hacer y cómo solucionarlo.
DE MI PROPIA COSECHA: EXPERIENCIA PROFESIONAL
¿CÓMO SÉ QUE MI HIJO SUFRE UN CÓLICO?
Sabrás que tu hijo está comenzando a tener cólicos, cuando pasadas 2 o 3 semanas de vida, empiece a tener episodios de
llanto intenso, durante el día o la noche, que no cesan al brazo, ni le permiten ser amamantado o recibir la toma con
normalidad. Además el niño encoge piernas, se pone rojo, cierra puños, se pone rígido o se arquea. Esta situación, puede
ser continua y durar desde 10 o 15 minutos hasta 4 o 5 horas, o puede ser discontinua, dejando al bebé descansar entre
espasmo y espasmo algunos minutos.
Durante los cólicos es frecuente que el bebé hiperventile tanto que se encane, momento en el que se queda algunos
segundos sin respiración, debido al llanto y a la intensidad de éste. La coloración del niño en estos momentos se
incrementa, restableciéndose luego con normalidad.
Durante el cólico el niño no se puede relajar para dormirse, hasta que finalmente se duerme por agotamiento.
Algunos niños muestran cólicos prácticamente desde los primeros días de vida. Otros muestran sus primeros cólicos a
partir del mes. Aunque generalmente coinciden todos los síntomas, cada niño es un mundo y puede mostrar ciertas
diferencias en cuanto a horarios e intensidad.
Y ADEMÁS, en la etapa del cólico…
Es posible que el bebé comience a hacer menos deposiciones diarias o incluso cada 2 o más días. Generalmente esto
empeora el cuadro.
El bebé suele tener el vientre hinchado o espástico (rígido y duro) a cualquier hora del día.
El bebé tiene muchos gases abdominales y puede que los pueda expulsar con facilidad o no.
Mucha información que aparece plasmada en estas líneas, es fruto del estudio y de la experiencia profesional adquirida en
estos últimos 14 años. Ser fisioterapeuta y Osteópata en el área pediátrica, me ha facilitado acompañar a cientos de padres
en este angosto camino y adquirir experiencia en el tratamiento y la solución de esta patología. Ver como esos padres, tras
varias sesiones, vienen descansados, renovados y agradecidos, es lo que me lleva a seguir atendiendo a mis pequeños
pacientes día a día. El mundo de los cólicos es un terreno pantanoso en el que pediatras y especialistas de la salud coinciden
en no tener tratamientos efectivos que eliminen el problema, a pesar de ofrecer siempre algún tratamiento paliativo de sus
síntomas. Finalmente, los padres, que buscan ayuda y se sienten deseperados, se limitan a recibir frases como “tened
paciencia” “tranquilos, ya pasará” o “mucho ánimo, a los 3 o 4 meses los cólicos desaparecen.”